#NiUnaMenos

ni una menos

Que este tema se ponga en el tapete mediático me parece excelente, que se hagan evidente en este país ciertas cosas que muchas veces por el día a día olvidamos…esto es un recordatorio, una vuelta a la realidad, una realidad al que no debemos ser ajenas.

No les pasa que ven en las noticias todos los días alguna nota sobre violencia familiar, asesinatos, denuncias  y feminicidios (las últimas noticias han sido terribles) que no pasan de tener un momento en spotlight y que luego bueno cambiamos de canal y nos olvidamos del tema. Reflexionemos juntas sobre esta realidad que me genera tanta impotencia (y seguro a ti también) y veamos desde nuestro lado que podemos hacer para apoyarnos , que estoy segura  que tienen casos propio o están más cerca de lo que imaginas.

Desde pequeña me inculcaron igualdad en todo sentido, mi hermano y nosotras teníamos los mismo derechos y deberes dentro de la casa, el machismo jamás fue una constante en mi vida familiar (pero sí en la sociedad en la que vivimos), fuera de ese contexto lo más importarte siempre  valorarse como persona, saber que todos somos iguales y que no hay superioridad en ningún sentido. Cuándo entendamos eso en todos los aspectos de la vida, las cosas empezaran a cambiar.

Eres mujer, soy mujer, igual que cualquier hombre, tengo los mismos derechos que ellos, que si soy amiga de un hombre o hablo con él, no es porque él sienta un atractivo por mí o porque yo busque algo de él, sino todo lo contrario porque puedo ser una persona interesante con la quien hablar, de la cual aprender, no soy solo mi físico. Mi cabeza, mis conocimientos y mi experiencia vale y por eso merezco ser respetada, cuando ese pensamiento cambie, las cosas empezarán a cambiar.

No soy un pedazo de carne que se viste bonito o se pone algo chiquito para provocar a alguien más. Yo me visto para mi misma y no tengo porque pasar miedo cuándo paso al costado de un obrero porque sé que me va a gritar. Me visto así porque me gusta no porque quiero llamar la atención de nadie. Creo que eso es difícil de entender para algunas personas y sé que también tal vez lo viven día a día en sus trabajos, en la calle y a todo nivel. Nací mujer y con todo lo mujer que soy afronto mi vida y hoy escribo, y con mis acciones, busco hacer un cambio positivo en aquellos que pueda impactar, así que mujer o hombre que lea esto espero generar respeto por ambas partes, somos diferentes, sí claro, pero no me juzgues ni me respetes por esa condición, el respeto es por ser una persona y ya. 

Y además de ese respeto que debería ser inherente, hay un marco legal y porque no, también social, que en este país se deja olvidado, cuando alguien denuncia un abuso las autoridades y las leyes no hacen justicias, cuando alguien denuncia se piensa que es una la que tiene la culpa, todo es relativo menos la violencia.

Y está de más decir que toca alzar la voz, toca parar esas faltas de respetos por mínimas que seam, si hoy alguien te hace sentir mal,te levanta la voz o te insulta, páralo de una vez, esto no está bien, y pon las reglas claras. A mi siempre me enseñaron el valor que tiene alzar tu voz, saber lo que eres, lo que mereces, lo que vales, nada ni nadie puede venir a humillarte ni hacerte sentir menos, mucho menos utilizar la fuerza, un grito o la violencia para hacer respetar su voluntad olvidándose de ti y tu dignidad. No te rodees de esa clase de personas, sal de ese círculo vicioso y rodéate solo de gente positiva a quien respetar y quienes te respetarán.

La marcha fue una muestra de lo mucho que podemos lograr, juntas podemos, estuve ahí y fue increíble ver de cerca tantos casos de mujeres que hoy alzan su voz para que su historia no se vuelva a repetir.

Sal adelante por ti misma, afronta el mundo tú, no tengas miedo, ser mujer puede que te haga menos fuerte físicamente pero en actitud no, al contrario, tú y tus ovarios lo pueden todo, literal toooodo!  Fuerza, seguridad, y sabes qué es lo más importante? DETERMINACIÓN, para cambiar las cosas, para  entender que es lo que vales y lo que mereces tener en la vida.

Este post es para ti, para mi, para Norma y para todas esas amigas que alguna vez que tuvieron que soportar una piedra machista en el camino pero lograron salir adelante.

 

Maria Grazia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *